¿Por qué se creó el Shanghai Gold Exchange-SGE del oro en China?

¿Por qué se creó el Shanghai Gold Exchange-SGE del oro en China?

Lingotes de oro

La estructura actual del mercado chino del oro y su relación con el Shanghai Gold Exchange-SGE (Bolsa de Oro de Shanghai) ha sido diseñada por el Banco Central de China con los siguientes objetivos; contabilizar y supervisar la calidad del oro negociado en el mercado mayorista -y que es añadido a las reservas de China por particulares-, y proporcionar un acceso directo al mercado del oro a las personas interesadas.

¿Por qué se creó el Shanghai Gold Exchange-SGE?

El sistema del SGE se lanzó en 2002, para estimular a la ciudadanía a comprar oro físico -y desarrollar el mercado del oro chino-, y así apoyar la internacionalización del yuan. Pero el mercado no cambió de golpe. Antes de 2002 el Banco Central de China tenía el monopolio en el comercio de oro y la plata en el país. A los interesados sólo se les permitía comprar joyas en tiendas designadas al efecto. La lenta liberalización del SGE alcanzó un hito cuando a los individuos se les permitió invertir en oro en 2004. Para 2007, el mercado del oro ya operaba como estaba previsto, y las demandas de los compradores pudieron ser satisfechas por el SGE en su totalidad. La cantidad de oro retirado de los almacenes del SGE fue 363.194 toneladas de oro. Si lo comparamos con el año anterior, el aumento fue de un 48,02%. Hasta entonces (2002-2007), el SGE era incapaz de cubrir la demanda.

Existen unas reglas básicas para lograr esta autosuficiencia, que complican un poco más la mecánica del mercado. Son las siguientes:

15 bancos tienen permiso para el comercio de oro en China

El oro físico importado para el mercado del oro interior chino sólo se pueden realizar a través de uno de los bancos que posean un certificado específico, para la importación de oro, concedido por el Banco Central de China. En la actualidad son 15 los bancos con permiso para operar. Estos bancos deben solicitar la aprobación de las autoridades para cada nueva operación. La exportación de oro físico desde el mercado interior chino está prohibida.

El oro físico importado deben pasar primero por el SGE antes de entrar en el mercado interior chino. Y debe cumplir unas especificaciones de peso y pureza. Una vez estandarizado con estas especificaciones, el oro, puede comercializarse en el mercado interior. Estas compras están exentas de IVA.

La Chinese Mint (Casa de Moneda china) también tiene autorización para exportar monedas -Panda de oro- y las personas individuales pueden importar y exportar oficialmente hasta 50 gramos cuando viajan al extranjero. Esta norma se aplica de forma muy laxa en el caso de las importaciones y muchos chinos continentales visitan Hong Kong para comprar joyas y traerlas de vuelta a casa.

En el foro de la London Bullion Market Association (LBMA) celebrado en Roma, el pasado 30 de septiembre 2013, Vincent Chow –importante joyero de Hong Kong- compartió con los presentes una información interesante. La joyería en el continente chino está gravada con impuestos – de 17,5% de valor agregado y el 5% sobre el consumo- mientras la joyería de oro de Hong Kong está exenta de cualquier gravamen. Por eso es normal este comportamiento y que incluso se organizen viajes específicos para las compras en joyerías.

Vicente Chow calcula que aproximadamente la mitad de todas las compras de oro en joyas en Hong Kong, corresponde a chinos continentales y algunos suelen guardar sus compras en cajas de seguridad en Hong Kong. Unas posesiones ocultas a las autoridades.

Producción minera e industria del reciclado china

Toda la producción minera nacional en China se pasa primero por el SGE. Y, desde ahí, la producción puede ser objeto de importación y venta. Así está claramente establecido en las normas, “los productores de oro están obligados a vender su oro en lingotes estándar, a través de la SGE”, y los precios del oro están determinados por la oferta y la demanda del mercado que, esencialmente, converge con el precio del oro en el mercado internacional.

La industria de reciclaje tiene un fuerte incentivo fiscal para operar a través de la SGE. Aunque no están obligados, muchas refinerías encaminan su producción hacia la SGE. El oro reciclado puede tener dos finalidades, ser cambiado por dinero o por oro, en forma de joyería o de lingotes. En este segundo caso, las transacciones –oro por oro- no tienen ningún efecto real sobre el precio del metal ni el volumen se contabiliza.

Al igual que la London Bullion Market Association (LBMA), la SGE sigue una rigurosa cadena de custodia para asegurar la integridad del producto. Sólo las refinerías aprobadas y certificadas pueden suministrar lingotes al sistema SGE. Una vez que las barras son retiradas de las bóvedas, finaliza esta cadena de custodia. Para evitar el fraude, estas mismas barras no pueden volver a entrar en las bóvedas SGE. La única manera de poder volver a venderse, a través de la SGE, sería refundiéndolas en barras nuevas y siempre en una de las refinerías certificadas por la SGE. Esta regla de seguridad es esencial para comprender la mecánica del mercado del oro chino.

Banco Central de India estudia monetizar las reservas de oro como en Turquía

Banco Central de India estudia monetizar las reservas de oro como en Turquía

escaparate joyería oro

El Banco Central de India (Reserve Bank of India-RBI) está valorando crear un programa de depósito de oro físico para la banca comercial similar al sistema de turco, según Somasundaram PR, director del World Gold Council-WGC (Consejo Mundial del Oro) en India.

La propuesta se ha hecho como parte del programa del ministro de finanzas de India, Arun Jaitley, para monetizar el inventario de oro del país. Uno de los planes que se está valorando es la creación de un sistema de bonos soberanos basados en oro físico negociables para animar a la población a depositar sus reservas de oro, que podrían alcanzar unas 20.000 toneladas.

Un esquema de este tipo funcionaría probablemente como el programa del Banco Central de Turquía llamado “Reserve Option Mechanism-ROM”, que permite a los bancos comerciales tener hasta un 30% de sus reservas en oro físico y monedas extranjeras.

El esquema de monetización turco se considera como un caso de éxito en la banca y ha posibilitado a los turcos monetizar una gran parte de las reservas de oro físicas privadas, que se estiman en cifras superiores a las 2.000 toneladas.

La monetización de las reservas de oro privadas turcas teóricamente reduce la volatilidad de los tipos de cambio de la lira turca (aunque ha sido una montaña rusa), reduce el impacto de flujos de dinero entrantes del extranjero y reduce el coste para la banca comercial en cumplir con los requisitos de reserva. Se convierte en un incentivo para la compra de oro físico por parte de la banca comercial  y permite a los clientes depositar el oro físico con la banca comercial turca que es transferido al balance del banco central turco, inflando así sus reservas de oro.

El programa de depósitos de oro físico en India de 1999 fracasó porque requería de depósitos mínimos de 500 gramos de oro, según Somasundaram.

El nuevo esquema del Banco Central de India pagará un tipo de interés para los depósitos de oro físico hechos con sus bancos comerciales, que se pagarán con los beneficios que genere el banco central indio en el mercado.

Desarrollo del proceso de venta de las reservas de oro de España durante la Guerra Civil y sus consecuencias (2)

Desarrollo del proceso de venta de las reservas de oro de España durante la Guerra Civil y sus consecuencias (2)

Bandera España

Las reservas de oro de España jugaron un papel importante en la financiación de la Guerra Civil Española (1936-39) y todavía existen dudas sobre los detalles exactos de su venta a Rusia y Francia. Germán Vega, nos ofrece a continuación un análisis del contexto histórico y del proceso que siguió el gobierno de la Segunda República para la venta de las reservas de oro españolas durante la guerra civil, y analiza la evolución de las reservas españolas del metal dorado durante la posguerra hasta la actualidad.

El 13 de septiembre de 1936, el Gobierno de la República, Presidido por Manuel Azaña y su Ministro, Juan Negrín, toman la decisión en secreto de trasladar fuera de Madrid las reservas del Banco de España con la excusa de evitar que pudiese caer en manos del enemigo. Más tarde, se demostrará que su destino último estaba pactado.

Con la oposición del Gobernador y de los representantes de los accionistas. No se debe olvidar que el Banco de España, al igual que sus homólogos internacionales, era una sociedad privada y con capital privado. Las reservas de oro no eran propiedad del Gobierno.

Tal era el volumen de oro que fueron necesarias 80 personas durante una semana para realizar los preparativos y empaquetarlo. Estos no pudieron salir del Banco durante este periodo de tiempo, pernoctando incluso en su interior para evitar que se difundiese el secreto.

El 15 de Septiembre, a las 11:30 de la noche, sale de la Estación de Atocha, en el más absoluto secreto, el primer convoy de oro con destino al polvorín de Cartagena. El 1 de octubre, el traslado termina y 10.000 cajas de madera de las utilizadas para munición, contienen el oro español.

Curiosamente el día 16 de septiembre, se inicia en Moscú una operación denominada en clave “Operación X” para gestionar el traslado del oro español a Moscú, donde La X es España. Lo que demuestra el claro interés en trasladarlo a Rusia desde el primer momento y no sacarlo de Madrid para evitar que pudiese caer en manos del enemigo.

Era una contienda civil, el enemigo eran unas personas enfrentadas contra otras, todas ellas, de un mismo pueblo, solo diferenciados por una idea diferente de cómo administrar el país y gobernar a los españoles. El oro no era de un bando o de otro, era en lo que se respaldaba la economía de todos los españoles, no solamente los de una ideología. En esa época, el dinero estaba respaldado en oro y si un país no tenía oro, tampoco tendría economía y sus gentes estarían condenadas a la miseria, ganase quien ganase (tal vez más de uno pensó: lo que menos importa es que el país se destruya, que mueran muchos ciudadanos y los que sobrevivan sean muy pobres, lo importante es que gobernemos nosotros y que prevalezca nuestra ideología frente a cualquier otra. Todo lo que hay en el país es nuestro y está al servicio de nuestra causa. Negociar y entenderse, ¡nunca!, nadie puede obligarnos a entendernos con quien no deseamos). Se dice que la historia demostró que fue una mala decisión. No estoy de acuerdo, no hace falta esperar a la historia, fue simplemente una nefasta decisión desde el momento en que fue concebida.

Convirtió a España, indiferentemente del resultado de la guerra, en un país con escasas posibilidades durante muchas décadas. Si el oro se hubiese quedado en España, lo que sí dice la historia es que no les hubiese ido peor. Eligieron uno de los peores destinos de los posibles y la experiencia ha demostrado siempre (no es nada nuevo) que, cuando el oro sale de un país, nunca vuelve. Los republicanos no perdieron la guerra por falta de dinero, simplemente, no supieron gestionarlo.

Aunque fue una operación secreta, tuvo poco de secreto. El mismo Franco proclama en el Periódico “Heraldo de Aragón” del 15 de octubre de 1936: “su protesta contra la expoliación sin precedentes que realiza el llamado gobierno de Madrid, al disponer libremente de las reservas nacionales de oro”.

Diez días después, el 25 de octubre 1936, 7.500 cajas de las 10.000, son embarcadas con destino a la Unión Soviética en los barcos rusos: Kine, Kurs, Neve y Volgoles, yendo en cada barco un funcionario del Banco de España, que sin saberlo, habían iniciado un viaje sin retorno a España.

El 2 de noviembre llegan a Odesa (Ucrania), 3 de los 4 barcos. El cuarto llegará unos días más tarde debido a una avería en alta mar. Y el cargamento inicia su último y definitivo viaje sin retorno a Moscú, en un tren sin paradas.

El 6 de noviembre en Moscú se inicia el traslado al Depósito de Metales Preciosos de la Unión Soviética.

Si bien los trámites para enviar y poner a buen recaudo el oro, se hicieron con la máxima urgencia posible, una vez puesto “el metal”, tal y como ellos decían en sus documentos, el recuento se hizo con calma, tomó 3 meses hasta que finalmente se firma el acta de recepción.

Rusia reclama los pagos de la deuda acumulada hasta ese momento. El 16 de febrero de 1937, se da la primera orden de venta de oro, pagando la deuda contraída hasta el momento, más el coste del traslado del mismo desde Cartagena a Moscú. Se inicia la fundición de las monedas de oro, cobrando una cantidad exagerada por la misma y causando una gran pérdida, ya que las monedas tenían valor en sí, no solamente el numismático. Resultan después del refinado 460 toneladas de oro fino.

Por cobrar, se cobra la fundición, el refinamiento, los gastos administrativos, la custodia, la guardia, comisiones y cuantos conceptos se les pudieran ocurrir a los camaradas rusos. Todo lo anterior, a un precio unilateralmente decidido por ellos y a posteriori. Esto se extiende durante dos años hasta que,  oficialmente, hay suficientes apuntes contables con cargo al oro español como para justificar su agotamiento.

Los republicanos españoles estaban vendidos a la Unión Soviética

Los rusos venden el armamento a precios muy superiores a los del mercado internacional a los republicanos. En ocasiones un armamento usado, obsoleto, de la Primera Guerra Mundial, sin posibilidad de ninguna negociación por la otra parte. Es cobrada incluso una comisión soviética por gastos de organización. El envío de los pedidos se demora en ocasiones hasta durante meses, con el coste que esto suponía para un ejército desarmado.

Todas las personas que intervienen de alguna manera en la operación del oro español son eliminados de forma sistemática. La intención rusa es que no hubiese testigos que pudiesen contar la realidad de los hechos. Los 4 funcionarios del Banco de España que acompañaron en el transporte al oro, son obligados a permanecer en contra de su voluntad 2 años en Rusia y se accede a su liberación a cambio de que jamás vuelvan a pisar suelo español, siendo reubicados en América y Europa.

En febrero de 1939, debido a los pactos con Hitler, Stalin pierde el interés en el conflicto civil español y con indiferencia, se desentiende de la contienda de los republicanos, afirmando literalmente: “la cuestión ha perdido importancia.”

Ya no quedaba oficialmente oro, contablemente, se había justificado su gasto.

La aportación de hombres con nacionalidad rusa al conflicto español, es mucho más baja de lo que históricamente se piensa, tan solo Rusia desplaza a España 1.955 hombres (cantidad muy alejada de los 40.000 que manejan algunos historiadores). Todo fue facturado, el traslado de estos hombres, su salario en función de su rango y capacitación, el mantenimiento completo de las familias que estos dejaban en Rusia, cargándose al oro español, no sólo gastos como los sanitarios de las familias, fueron cargados hasta las vacaciones de éstas. Si había bajas, se cargaban los funerales y el subsidio que marcaba Rusia para sus viudas. También se facturaba el adiestramiento de los pilotos españoles, de mecánicos, la remodelación de las infraestructuras para adecuarlas a la docencia, las prácticas de vuelo…

Curioso resulta también que Rusia no sólo cobraba cualquier gestión, servicio o envío a los republicanos al precio que unilateralmente consideraba oportuno, sino que aplicó cambios monetarios poco ortodoxos. No conforme con este abuso, sólo entregaba armamento a comunistas republicanos que ella seleccionaba.

Está documentado el envío de otros cargamentos de metales preciosos desde España a Rusia que, aunque en menores cuantías, en conjunto fueron importantes. Estos metales preciosos procedían de incautaciones de la denominada “Caja General de Reparaciones”. No se debe olvidar que aún quedan aproximadamente la mitad de los documentos rusos sin desclasificar y seguro que guardan secretos interesantes. Están documentados numerosos envíos posteriores de oro español a Rusia, como por ejemplo:

Mercante Andutz Mendi, de bandera española, que atraca en Estambul el 14 de febrero de 1937 con un cargamento de cajas de oro con destino a Odesa.

Similar es la historia del Latymer en noviembre de 1938.

O los documentados envíos, vía Praga con destino a Moscú, efectuados por Sigmund Rot (comunista austriaco) de envíos de monedas de oro.

Hay otros muchos casos documentados. Uno que causa una sensibilidad especial es cuando se incautan de los empeños del Montepío de Madrid (joyas, relojes, etc). Estos bienes no procedían de españoles adinerados, eran de los más pobres, que empeñaban lo poco que poseían de valor para conseguir un poquito de dinero para asuntos normalmente vitales y siempre con la esperanza de recuperar ese objeto tan valioso para ellos.

Quedan por aclarar numerosas partidas que, si bien está documentado que salen de España, se les pierden la pista y nunca más se ha sabido de ellas.

No solamente fue oro, hay otra partida importante de incautaciones soviéticas de bienes españoles, como la de 9 barcos valorados en 8 millones de dólares de la época, los cuales nunca fueron devueltos.

Dos mil doscientas cajas de las restantes, fueron enviadas a Francia (Toulouse y Marsella). Las 300 restantes, también tienen su historia, y alguna de ellas fue guardada a buen recaudo. Del dinero enviado a Francia, una parte fue a parar a cuentas privadas en varios países.

Francia, como los demás, también ayuda a los republicanos con armamento a cambio de 150 millones de pesetas. Tampoco fue desinteresada la ayuda mejicana y la argentina. Las tropas republicanas al ir replegándose, guardaban sus incautaciones en el castillo de Figueres y ante la llegada de las tropas nacionales, embarcan gran cantidad de bienes en el barco Vita, con destino a Méjico para ayudar a los exiliados.

Financiación del bando nacionalista

No hemos de olvidar que el poder estaba ostentado por un gobierno legítimo. Cometerían todo tipo de errores y mala gestión, pero de eso, a un alzamiento que culminó con la muerte directa de medio millón de españoles y otros muchos miles por causas de guerra, como enfermedades, malnutrición, etc. Tampoco se ha de olvidar a los exiliados y represaliados al finalizar la contienda, la destrucción de un país y una herida que aún perdura. Nunca (o casi nunca) podrá justificarse una guerra y menos civil. Hay personas cuyo trabajo consiste en administrar lo común y aunque no lo comprendan, han de entenderse siempre y sin excusas con las otras partes, por eso se hacen llamar políticos.

Si no están dispuestos a entenderse y a gestionar en beneficio de la mayoría, guardando los derechos de todos, han de dedicarse a otro oficio, no están capacitados para su trabajo y nunca tienen derecho a ponernos en estas situaciones. Tampoco es justificable que un gobierno gaste las reservas de oro de los españoles para comprar armas y matar españoles. Y qué ironía, hacerse llamar “los nacionalistas”, los que destruyen la nación y matan a la parte de ésta que no piensa como ellos. Nuestro ejército que, para mí es necesario y puedo dar mis razones para que exista, (aunque otros me darán las razones contrarias) está para defender a los españoles, incluso para misiones humanitarias, pero para lo que nunca ha de estar es para matar y reprimir a su propio pueblo. A esto estamos acostumbrados, baste con recordar los grandes partidos africanos, todos conocemos sus hazañas y se llaman cosas tan rimbombantes como: Partido del Pueblo para la Reconstrucción y la Democracia, Frente Patriótico Ruandés, Movimiento de Liberación del Congo.

Alemania ayuda a los nacionalistas con 1.000 millones de marcos e Italia con 17.000 millones de liras, y digo ayuda, porque aunque fueron créditos, se devolvió muy poco (algunos historiadores difieren enormemente de estas cantidades). La Segunda Guerra Mundial y su resultado hizo que los préstamos a España se quedasen en prácticamente nada. Entre el lamentable estado en que quedaron los países del eje, la terrible devaluación de las monedas alemana e italiana al perder la guerra y la ayuda indirecta que necesitaron de España como país no participante en su guerra, lo que podría ser una losa que aplastase a la España de la posguerra, se quedó en una molesta china, pero muy soportable.

Cuando los nacionalistas gestionaban armamento, negociaban precios ventajosos, comparaban, exigían calidad y pagaban a crédito, nada que ver con el otro bando.

Se cuentan anécdotas de cuanto llegaban a exasperar los generales franquistas a los señores de la guerra alemanes e italianos, cómo regateaban los precios y cómo negociaban y negociaban hasta llevar a la extenuación a tan singulares comerciales, para conseguir compras ventajosas.

La ayuda en soldados al bando nacionalista fue aproximadamente de 6.000 soldados alemanes (Legión Condor), unos 40.000 soldados italianos (Corpo di Truppe) y otros 10.000 soldados portugueses (Viriatos). Sobre todo, los alemanes e italianos eran soldados que habían sido enviados para entrenarse en la guerra real. Cuando adquirían experiencia eran sustituidos por otros. Se nos hacía creer que eran cuerpos de voluntarios que venían a defender unas ideas y a un pueblo amigo. Nada más lejos de la realidad. Eran soldados a sueldo, pagados en su país de origen y cargado en los créditos de guerra. Como ejemplo, destacar que Alemania reclamaba a los nacionalistas 99 millones de marcos por los servicios efectuados por la legión Condor. Algunos si vinieron gratis y por ideales, como La Brigada Irlandesa con 700 soldados y el Batallón Francés Jeanne d’Arc con otros 300 soldados. Más dudosa iniciativa tuvieron los muchos marroquíes provenientes del Protectorado español en Marruecos.

El armamento también tenía una clara intención de ser probado en el campo de batalla. Alemania necesitaba iniciar su guerra con soldados experimentados y un armamento que fuese fiable.

El montante más importante de “la ayuda” en préstamos con que financiaron la guerra los nacionalistas fue de unos 700 millones de dólares. Italia aporta unos 450 millones de dólares y Alemania unos 250.

Alemania cobra una parte del dinero prestado con materias primas y minerales españoles. Italia en menor medida. Los productos intercambiados fueron valorados en su justo precio.

Estados Unidos vende petróleo y vehículos a España y Gran Bretaña compra minerales a los nacionalistas. No faltaron los idealistas, como el millonario Juan March que dona a los nacionalistas la nada despreciable suma de 15 millones de libras esterlinas, o Alfonso XIII que hizo lo propio con otros 10 millones de dólares.

Se dice que los dos bandos gastaron en armamento una cantidad similar de dinero. Si bien uno sacrificó el tesoro nacional, el otro tuvo mejor suerte o mejor gestión de sus recursos. Parte lo pagó con productos españoles y la otra parte se quedó en poca cosa, ya que al perder sus proveedores de dinero y armamento en la Segunda Guerra Mundial, sus respectivas monedas se devaluaron considerablemente, haciendo casi desaparecer la deuda.

Una vez finalizada la guerra, España se encuentra con su reserva de oro a cero y destruida en gran medida pero, al no intervenir en la Segunda Guerra Mundial, aprovecha la ocasión para sacarle partido a esta circunstancia. En 1945, al terminar la gran guerra, España contaba nuevamente con oro en el Banco de España, y no poco, tenía 67,4 toneladas. Encontró un pingüe negocio en la venta de wolframio a los países en guerra. Mineral imprescindible en la industria armamentística. Alemania, apenas pagaba en oro, lo hacía con alimentos y productos de primera necesidad, pero Estados Unidos, sí. Estalló una pequeña guerra de precios a favor de España. Estados Unidos compraba cuanto wolframio hubiese y pagaba a cualquier precio el wolframio español para evitar que cayese en manos de Alemania, y España producía cada vez más para abastecer a todos. Harto Estados Unidos de pagar el mineral a un precio desorbitado y no conseguir desabastecer a Alemania, no le queda más remedio que amenazar a Franco con no venderle petróleo. También ayudó a reponer el tesoro el hecho de que, debido al aislamiento internacional que sufría España, no tenía a muchos a quien comprar.

España tenía oro de dudosa procedencia. Se acusa al Estado de tener lingotes procedente del expolio nazi. Aunque el proceso se quedó en nada al utilizar España bancos de países neutrales como Suiza, Portugal y Suecia para comprar el oro. No era directamente de bancos alemanes. De las 26,8 toneladas que le reclamaba a España la Comisión de los Aliados, sólo consiguen probar una mínima parte que procedía del expolio del Banco de Holanda, tan sólo 8 lingotes (101 kilogramos). Si bien no consiguieron legalmente hacer devolver más lingotes a España, esto tuvo un gran coste para el pueblo, ya que durante los tres años que duró el proceso (de 1945 a 1948), todo el oro del banco de España estuvo inmovilizado (son los duros años del racionamiento).

El aislamiento, el embargo del oro, la salida tan reciente de la guerra con una España quemada, la recesión de los años 50 y otros factores, hacen que se necesiten créditos que no podrán pagarse y el oro del tesoro nuevamente se vacía para pagar a los bancos acreedores.

Azarosa es la historia de oro en España. Con un país recuperado y sin ninguna necesidad, nuevamente, un gobierno socialista presidido por José Luís Rodríguez Zapatero y su ministro Pedro Solbes deciden en el año 2007 que “el oro ya no es una inversión rentable” y deciden vender un tercio de las reservas a 650 dólares la onza.

Obviamente no estuvieron acertados ya que, no mucho después, en el 2010 llegó a cotizarse la onza a 1550 dólares. Esta poco acertada decisión, le costó al tesoro unas pérdidas de 2.400 millones de euros. Lo que el gobierno socialista no consideraba rentable, se revalorizó un 140% en tres años.

En estos momentos, el Banco de España solamente cuenta con 282 toneladas de oro. La cantidad es tan baja que hasta Portugal nos supera al contar con 382 toneladas (cabe destacar que Portugal tiene 10 millones de habitantes y España 46 millones.). Los que deberían ser nuestros referentes se mueven en otras cifras: Alemania con 3.391, Italia con 2.458 y Francia con 2.435 toneladas.

Nadie conoce el futuro del oro en nuestro tesoro. La historia sigue escribiéndose, pero hasta el momento, éste viejo país, uno de los más antiguos del mundo, no ha gestionado bien sus reservas en los últimos siglos. Tal vez, el futuro, nos depare unos gobernantes más sensatos.

La venta de las reservas de oro a la Unión Soviética y Francia durante la Guerra Civil Española (1)

La venta de las reservas de oro a la Unión Soviética y Francia durante la Guerra Civil Española (1)

Mapa Union Sovietica con bandera sovietica

Las reservas de oro de España jugaron un papel importante en la financiación de la Guerra Civil Española (1936-39) y todavía existen dudas sobre los detalles exactos de su venta a Rusia y Francia. Germán Vega, nos ofrece a continuación un análisis del contexto histórico en relación a las reservas de oro españolas.

El 18 de julio de 1936, comienza el alzamiento nacional, encabezado por el General de División Francisco Franco contra El Gobierno Republicano Español, presidido por Niceto Alcalá Zamora. Tan solo dos meses después, en septiembre, Manuel Azaña (Presidente de la República) y Juan Negrín López (Ministro de Hacienda) toman la decisión de enviar las reservas de oro de España a Rusia.

Cabe destacar que tenían otras opciones; Rusia era una entre varias. Incluso podría haber permanecido el oro en España. Era del pueblo, no del Gobierno.

Las cuentas de la República estaban bloqueadas en Londres y en París, lo que obliga al gobierno a empezar a vender el oro depositado en el Banco de España y mandar remesas del mismo a Francia para comprar armamento y otros suministros para la guerra. El bando nacionalista hacía lo propio, negociando con Alemania, Italia y empresas estadounidenses como Ford y Texas-Oil.

Había una diferencia en la forma de comprar de ambos bandos, mientras los republicanos pagaban por adelantado sus compras, los nacionalistas, lo hacían a crédito. Esto comportará una futura situación delicada a los republicanos y en una clara ventaja a los nacionalistas.

Veintisiete países europeos firman un pacto de no intervención en la guerra civil española, prohibiéndose la venta de armamento a España. Solamente en todo el mundo y de forma abierta, México se compromete a ayudar a la República Española. Cabe destacar que tanto Alemania, Italia como Rusia, firman este pacto de forma oficial, aunque bien es sabido que nunca lo cumplirán. Algo similar ocurre con Estados Unidos que, moralmente, dice mantenerse neutral y en la práctica, ayuda a los nacionalistas. Una cosa es firmar un acuerdo, otra es respetarlo y otra es, por ejemplo, el caso francés, que si bien no vendía de forma oficial armas a España, no tenía ningún reparo en aceptar el oro español para ser cambiado por francos, con los que ya sí podían comprar armamento los republicanos.

La Unión Soviética de Stalin y la venta de las reservas de oro de España

A finales de agosto de 1936, la Unión Soviética envía una delegación rusa a España para gestionar la venta de armamento y otros productos que pudiese necesitar la República. La delegación de Stalin deja muy claro que sin oro no hay ayuda y de haberla, solo moral. De hecho, Rusia había firmado el pacto de no intervención en el conflicto civil y como veremos más adelante, nuestro conflicto terminó en la operación comercial más ventajosa que jamás hizo el mencionado país, nada de altruismo ni de ayuda a camaradas o ideologías, puro negocio con pago por adelantado y sin discusión de precios o condiciones. Cuando consideraron que ya se habían apropiado de todo lo que podían apropiarse, simplemente cesaron los suministros. Mejor gestión hizo China en la compra de armamento ruso, a ellos les vendieron en el mismo periodo de tiempo, mejor armamento, más barato y a crédito.

El 22 de diciembre de 1956, Rómulo Negrín, el hijo del que llegó a ser Presidente de la República (Juan Negrín), en cumplimiento de la última voluntad de su padre, entrega al Estado Español 168 documentos de la mencionada operación de entrega del oro a la Unión Soviética, lo que junto a la desclasificación de un importante número de documentos rusos, ha servido para esclarecer este hecho tan trascendental para la historia y la economía española. Unas cuentas que nunca han estado aclaradas y que causaron indefensión a una de las partes al carecer de documentos. Entregar algún documento en 1956 es mejor que no entregarlos nunca, pero es tarde. Hablamos de 510 toneladas de oro, más otros envíos documentados posteriormente a Moscú, hablamos de otras 195 toneladas enviadas a Francia, hablamos del pago de las armas y otros suministros de una guerra de años y de alguien que entrega, de todas estas gestiones, 168 documentos. Una empresa pequeña genera en un solo día un volumen superior de documentación. Creo que intencionadamente se ha ocultado mucho. Este dossier, no eran ni de Negrín, ni de Franco, era del pueblo español. Murió sin ayudar a su país a esclarecer un expolio en favor de un tercer país que nunca demostró afecto a España, solamente negoció en su provecho, olvidando totalmente los intereses republicanos y la ideología comunista.

El oro español de París para la compra de armamento

El hecho de que ocultó información es evidente. El 15 de diciembre de 2013, podíamos leer la siguiente noticia: “Los fondos originales del archivo Negrín ya están en España”. Habían llegado a su fundación, con sede en Las Palmas de Gran Canaria, 200.000 documentos del que había llegado a ser Presidente del gobierno de la II República, muchos sobre la contabilidad de la guerra. Nada que ver con los 168 documentos entregados en 1956. Hoy por hoy, siguen faltando. Las gestiones de entrega duraron 14 años y recuerdo leer numerosas noticias donde se hablaba de 300.000 documentos.

Intentando aclarar lo que hay de mito en la ayuda de Rusia a la República Española y hasta dónde llega la realidad, veremos muy poco altruismo soviético y poca importancia de las ideas políticas, simplemente fue un asunto económico. También hay que analizar el conocido “oro de París”, que sirvió para el mismo fin, la financiación de la Guerra Civil Española por parte del bando republicano.

El oro enviado a Rusia ascendió a la cantidad de 510 toneladas y el enviado a Francia fueron 193 toneladas, lo cual hace una considerable suma de 703 toneladas de oro, a lo que habría que añadir otra parte que no se encontraba en el Banco de España en ese momento y numerosas remesas procedentes de incautaciones posteriores a los grandes envíos. Tan importante era esta cantidad de oro que, en el ranking mundial, España era el cuarto país del mundo con más oro en sus reservas, sólo superado por Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña. Gran parte de las reservas de oro españolas procedían de la época de la Primera Mundial, debido a su estatus de país neutral en el que España se benefició de la guerra. (Hago un inciso para recordar que no era oro de las colonias, ese se había agotado gran tiempo atrás).

También es importante aclarar que el Banco de España era una entidad privada, y las reservas guardadas en él no eran propiedad del Gobierno. Fue una incautación de dudosa legalidad.

El académico de la Real Academia de la Historia, Martín Almagro, hace un minucioso trabajo finalizado en el año 2007, donde valora con rigor el coste real del mencionado tesoro español y lo valora a precio real del año 2007, en 20.000 millones de euros.

Del total de la cantidad de 703 toneladas, la mayoría eran monedas, muchas con considerable valor numismático. Apenas había lingotes.

En la segunda parte de este artículo sobre la venta de las reservas de oro de los españoles durante la Guerra Civil explicaremos la estructura del proceso de venta y sus consecuencias para España.

El nuevo sistema en la fijación del precio del oro tendrá lugar el 20 de marzo 2015

El nuevo sistema en la fijación del precio del oro tendrá lugar el 20 de marzo 2015

Lingote oro 400 onzas Good Delivery

El mercado del oro de Londres (London Bullion Market Association- LBMA) lanzará el nuevo índice de referencia del precio del oro a partir del 20 de marzo, a través de una plataforma electrónica gestionada por la ICE Benchmark Administration (IBA).

El nuevo LBMA  establecerá el precio del oro dos veces al día  -a las 10:30 (GMT) y 15:00 horas (GMT)- y en tres monedas distintas;  dólares, euros y libras esterlinas. Para Adrian Ash, jefe de investigación de Bullion Vault, “es de vital importancia para los usuarios porque arrojará luz sobre la fluctuación del precio en el mercado”.

Desde 1919, la fijación del precio se establecía por teléfono, en una conferencia privada entre cuatro grandes bancos: Bank of Nova Scotia-Scotia Mocatta, Barclays Bank PLC, HSBC Bank EE.UU, y Société Générale SA. Esta anomalía para la fijación de la cotización del oro en Londres terminará el próximo 20 de marzo y todavía no está claro si estos bancos participarán en el nuevo sistema.

Distintos actores en el mercado, incluidas empresas mineras y los fondos negociados en bolsa, utilizan las correcciones diarias del precio para liquidar contratos de compra y venta de metales. El índice de referencia fija los precios en la industria de joyas y se utilizan para determinar el valor de los contratos de derivados.

Con “el lanzamiento del nuevo sistema digital en LBMA” apunta Ruth Crowell, director ejecutivo de la LBMA, “los precios de los cuatro metales preciosos se negociarán en plataformas de subastas electrónicas”

El oro, con una facturación diaria de más o menos 150.000 millones de dólares, es el mayor mercado de metales preciosos. Con su incorporación a la plataforma electrónica se une al resto de los metales preciosos. Aunque, curiosamente, la fijación de precios se llevará a cabo en tres plataformas diferentes y no en una sola.

3 plataformas para negociar los 4 metales preciosos

El pasado 15 de agosto 2014, el mercado de la plata fue el primero en incorporarse a este nuevo sistema de fijación de precios. Y lo hizo  con una plataforma de gestión conjunta de CME Group Inc. (CME) y Thomson Reuters Corp. (TRI). Posteriormente, el 1 de diciembre, los mercados de platino y paladio se incorporaron a la Bolsa de Metales de Londres (LME), propiedad de Hong Kong Exchanges & Clearing Ltd, y al nuevo sistema digital de fijación.

La LBMA seguirá siendo titular de los derechos de propiedad intelectual sobre las fijaciones del precio, aunque es probable que la empresa adjudicataria del contrato de gestión (IBA) cobre una tarifa para poder acceder a los datos de los precios y así cubrir gastos. El nuevo mecanismo para el precio del oro es probable que opere de forma similar al ya establecido para la cotización de la plata.

El cambio a plataformas electrónicas ha venido en medio de las presiones ejercidas para regular un mercado sobre el que se cernían las sospechas de manipulación del precio del oro. Sobre todo, tras el descubrimiento de la manipulación realizada sobre el tipo de interés asociado al LIBOR.

Algunos participantes del mercado consideran que la mejor supervisión que ofrece el nuevo sistema terminará con la popular broma que rodea este mercado, cuando se dice que los precios no se fijan sino que se arreglan. A pesar de los problemas iniciales, el mercado parece dispuesto a otorgar el beneficio de la duda a los precios que fije el nuevo sistema.

En palabras de Ash, “aunque no se puede legislar en contra de la naturaleza humana -sobre todo si cuenta con herramientas como los derivados que invitan a apostar-, sí es verdad que controles más estrictos y registros más severos permitirán dar mejor respuesta y ser localizar y sancionar los comportamientos oscuros”.

Fuente: WSJ

China celebra el año nuevo chino de la cabra comprando oro

China celebra el año nuevo chino de la cabra comprando oro

Primer plano de lingote de oro

La demanda China de oro es tan voraz que supera la propia producción mundial. Sin embargo, lo que poca gente conoce es que en términos de oro per cápita esta demanda es realmente baja, si se compara con otros países asiáticos vecinos. Un crecimiento de la clase media, con mayor poder adquisitivo, y una mayor flexibilidad en la política de visados apuntalará estas tendencias en el mundo aunque sólo sea por las magnitudes tan colosales del país. Bienvenidos al año 4713, el año ariete, o de la “cabra”, si lo prefiere.

El Año Nuevo chino, que quedó inaugurado el pasado día 19, es el evento cultural más grande y más extendido en la China continental. Durante esta semana, unos 3.6 millones de personas viajan por carretera, en tren o en avión en lo que constituye la mayor migración anual humana.

Para hacerse una idea de la magnitud del evento y del consumo que se genera en estas fechas, imagínese la suma de reunir media docena de celebraciones de Acción de Gracias y Navidades, todo en un mega-evento. Entonces podría tener una idea de la importancia de las fiestas y las tradiciones que rodean el Año Nuevo chino. Es la fecha señalada para reunirse con los familiares y entregarse regalos y felicitaciones.

Según datos de la Federación Nacional de Comerciantes chinos, el gasto realizado en el comercio minorista y el negocio de la restauración se aproximó a los 100.000 millones de dólares durante el Año Nuevo Chino de 2014. Esta cifra constituye el doble de lo realizado por los estadounidenses durante los cuatro días que dura la fiesta de Acción de Gracias, sumado a las compras elaboradas durante el consumista “viernes negro”. Uno de los regalos más populares para dar y recibir durante este tiempo lo constituye el oro, como un excelente detalle para la pareja.

Imposible mantener la demanda de oro abajo

China, junto con la India, es líder mundial en la demanda de oro. Y este Año Nuevo chino no es una excepción. Las monedas de oro oficiales, acuñadas para conmemorar el “Año de la Cabra”, se agotaron rápidamente y, desde principios de enero, las retiradas físicas realizadas en la Bolsa de Oro de Shanghai (Shanghai Gold Exchange) han ascendido a más de 315 toneladas, superando las 300 toneladas de oro extraídas en todo el mundo durante el mismo período. En otras palabras, China está consumiendo más oro del que el mundo produce.

Sin embargo, lo que no es tan conocido, pero resulta igual de increíble, es el hecho de que la oferta de oro per cápita en China es realmente baja, si lo comparamos con los países asiáticos vecinos, como Taiwán y Singapur.

El Consejo Mundial del Oro (World Gold Council-WGC), de hecho, llama a China, “una enorme reserva, casi sin explotar, de la demanda de oro.”

Esta manifestación podría cobrar forma a medida que más y más ciudadanos chinos asciendan en la escala socioeconómica. Durante los próximos cinco años, la clase media del país puede situarse –según las estimaciones- entre los 300 y 500 millones de personas. Cerca de 200 millones más de personas que toda la población de los Estados Unidos. Este solo dato debería servir para revalorizar los lingotes de oro e impulsar las ventas de joyería en China, que –por otro lado- cayeron un 33 por ciento respecto al año anterior.

“No veo que la demanda permanezca baja por cambios estructurales”, ha dicho Juan Carlos Artigas, Jefe de Inversiones en WGC. “Por ejemplo, la demanda de los mercados emergentes como la India y China sigue creciendo, y esperamos que sigan en esta línea a medida que esas economías se desarrollan aún más.”

Nuevas políticas de visados aumentan el turismo chino y así la demanda por oro

El Año de la Cabra también ha traído una nueva política de visados puede llevar muchos más turistas chinos a las costas de América. Durante años, los ciudadanos chinos sólo disponían de un visado anual de entradas múltiples. Ahora, todos los viajeros, pueden obtener ese mismo visado válido para un período de 10 años. Además, la burocracia asociada a este proceso se ha relajado considerablemente.

En términos de gasto realizado en el extranjero, los turistas chinos ya ocupan el primer lugar, justo por encima de los turistas estadounidenses. De acuerdo con la Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas, los viajeros chinos establecieron un récord de gasto en 2013 de 129.000 millones de dólares. El promedio de gasto por turista chino, de viaje en EE.UU, está entre los 6.000 y 7.200 dólares.

Esta reforma de la política de visados ​​es una bendición recíproca para los viajes de recreo y las empresas dedicadas al ocio y al comercio y distribución, como Walt Disney o The Gap.

Otros beneficiarios son las aerolíneas chinas como Air China. Las acciones  de las líneas aéreas, en todo el mundo, suben como resultado de los bajos precios del petróleo, el aumento de la capacidad de asientos  en las aeronaves y la eficiencia en el uso del combustible por parte de estas. Y la nueva política de visados ​​tiene el potencial necesario para dar un impulso aún más fuerte a esta tendencia alcista.

Y a modo anecdótico, hay al menos un par de aeropuertos en América del Norte están haciendo el agosto con el Año Nuevo chino, celebrando actuaciones de artistas musicales chinos y proporcionando servicios relacionados.

Sin duda es un ¡Feliz Año Nuevo Chino! para todos.

¿Qué teme Rusia? Compra oro al mayor ritmo de su historia

Hay dos hechos que no admiten discusión: primero, el oro es “EL” valor refugio por excelencia. Es el único valor que desde una perspectiva histórica, siempre ha sido apreciado y deseado por todos. De hecho esto es así desde la edad antigua; y segundo, el Banco Central de Rusia compró en 2014 un total de 173,1 toneladas de oro, la mayor cifra de su historia desde la desmembración de la Unión Soviética, según los datos del Consejo Mundial de Oro. Ahora, ¿por qué se está refugiando Rusia en el oro?

Si se atiende a la evolución de estas compras, el mes que más se aceleraron estas fue diciembre, coincidiendo con el colapso del rublo y el desplome de los precios del petróleo, hasta los 47 dólares por barril, la principal fuente de ingresos del país que supone un 40% de su presupuesto.

“Rusia intensificó el ritmo y la consistencia de las compras en tanto que los acontecimientos geopolíticos han incrementado la inestabilidad”, justifican desde la firma Thomson Reuters GFMS. Y es que, a pesar del alto el fuego y la buena predisposición de Rusia en el conflicto, lo cierto es que Moscú teme que se puedan ampliar las sanciones, y que el Banco Central Europeo (BCE) y la Reserva Federal, congelen sus cuentas en su divisa.

Una circunstancia a la que, además, se le suma “su deseo de alejarse de la dependencia del dólar y apoyar a un rublo asediado”, aseguran los expertos de la firma de análisis. Y es que el acopio de oro coincidió con un momento en el que la divisa rusa alcanzó su nivel más bajo frente al billete verde en los 79,52 rublos por dólar. Desde entonces, el rublo se ha recuperado hasta rondar los 67 tras varias intervenciones llevadas a cabo por su banco central.

De esta manera, Rusia, que es el sexto mayor tenedor mundial de oro, amplía sus reservas del metal precioso hasta las 1.187,50 toneladas que representan el 10,8% del total que hay en todo el mundo.

Pero no ha sido el único banco central que ha llevado a cabo este año compras masivas el año pasado. También por cantidades considerables destacan Kazajstán, que compró 46 toneladas, en parte de las compras regulares de la producción de oro nacional, y Azerbaiyán, alrededor de 10 toneladas. Otros compradores importantes fueron Iraq, con 48 toneladas en el primer semestre del año y Mauricio en 4 toneladas.

En total, los bancos centrales de todo el mundo elevaron sus adquisiciones de oro un 40% en 2014 hasta las 477 toneladas, la segunda mayor cifra en 50 años. ¿Qué otros miedos hay más allá del que está moviendo a Rusia?

4 refinerías suizas procesan el 56% de la producción minera del mundo

4 refinerías suizas procesan el 56% de la producción minera del mundo

Lingotes de oro PAMP

Un 56% de todo el oro que se refina en el mundo se procesa en solo cuatro refinerías suizas: Valcambi, Argor Heraeus, Pamp y Metalor. El oro bruto extraído de las minas o doré se refina, funde y procesa en lingotes o monedas de oro. El año pasado 2014, según las cifras aduaneras suizas, Suiza importó 2.200 toneladas de oro y re-exportó 1.746 toneladas. No será ninguna sorpresa, para el lector habitual de OroyFinanzas.com, saber que el destino principal de las exportaciones fueron China (incluido Hong Kong) y la India en segundo lugar.

En los últimos años Hong Kong fue el principal canal de de importación a China. Era tan dominante la posición de Hong Kong que los analistas utilizaban las cifras de exportación e importación de la ciudad estado para valorar el volumen de la demanda de oro desde China. Las estimaciones totales se hacían sumando las importaciones a Hong Kong a la producción minera china, la producción de refinerías chinas, las importaciones directas doré y la producción reciclada.

El año pasado China cambió las reglas y se empezó a importar cada vez más oro por los puertos de Shanghai y Beijing. El año pasado las importaciones de oro a Hong Kong cayeron un 32% y ahora tenemos como referencia principal las retiradas de oro físico del Shanghai Gold Exchange.

Los suizos juegan pues un papel crucial en el movimiento de oro físico de occidente a Oriente. El oro físico exportado va desde Suiza a China, India y otros mercados emergentes como Vietnam e Indonesia, pero en 2014, la exportación de oro ha caído un 37% en comparación con 2013 desde Suiza.

Según las fuentes estadísticas suizas que se publicaron la semana pasada, en 2014 Suiza exportó 1.746 toneladas de oro valoradas en 65.000 millones de francos suizos (70.000 millones de dólares). El declive en la exportación se debe también a que el año 2013 fue un año récord, con 2.777 toneladas exportadas valoradas en 132.000 millones de dólares.

Las importaciones de oro físico de Suiza provienen en una tercera parte del Reino Unido, seguido por EE.UU con 211,5 toneladas. La India importó 471,2 toneladas y Hong Kong y China 590 toneladas de oro. Singapore, la ciudad estado, importó 134 toneladas.

Rusia exportó 58,3 toneladas a Suiza, pero solo 2,6 toneladas volvieron a Rusia. Las 55 toneladas que se quedaron en Suiza están valoradas en 2.300 millones de dólares. Rusia es el segundo país productor minero de oro después de China, con alrededor de 272 toneladas en el año pasado, un incremento del 9% en comparación con el año anterior.

Suiza no tiene producción minera propia. En 2012, un pueblo de los alpes rechazó un proyecto valorado en 1.200 millones de dólares que podría haberse convertido en la primera e única mina de oro de Suiza.

Banco Central de Bélgica va a repatriar 200 toneladas de oro de sus reservas desde Londres

Banco Central de Bélgica va a repatriar 200 toneladas de oro de sus reservas desde Londres

Reservas oro banco de Inglaterra y la Reina Isabel

El Banco Central de Bélgica va a repatriar 200 toneladas de sus reservas de oro físico desde el Reino Unido. Las reservas de oro belgas fueron almacenadas en 1930 en Londres como medida preventiva a un ataque Nazi, según la televisión pública belga RTBF. Desde OroyFinanzas.com habíamos adelantado en diciembre 2014 la posibilidad de la repatriación de las reservas de oro belgas y ahora se han confirmado.

La fecha en la que serán repatriadas las reservas de oro belgas no se ha dado a conocer por razones de seguridad, según RTBF. Un barco con 50 soldados y un helicóptero van a escoltar las 200 toneladas de las reservas de oro belgas hasta su destino final. Las reservas de oro que serán repatriadas están valoradas en 7.000 millones de dólares. El Banco Central de Bélgica paga 280.000 dólares al año para el almacenamiento seguro de sus reservas de oro.

Después del anuncio por parte del Banco Central de Holanda de repatriar 122,5 toneladas de sus reservas de oro, que tenían almacenadas en la Reserva Federal de Nueva York (Federal Reserve Bank of New York), el Banco Central de Bélgica ahora se ha unido a ellos con 200 toneladas. Se mantiene la carrera entre los bancos centrales europeos por repatriar sus reservas de oro bajo presión de algunos partidos políticos e iniciativas ciudadanas.

En Europa, Alemania ha estado repatriando reservas de oro desde 2012 desde EEUU y Francia. Marine Le Pen, líder del partido francés “Front National”, envío una carta abierta a Christian Noyer, gobernador del Banco Central de Francia, demandado la repatriación de las reservas de oro francesas a París.

Las reservas de oro de Bélgica están una gran parte en el Reino Unido, una parte más pequeña en Canadá y con el Banco Internacional de Pagos de Basilea (BIS – el banco central de los bancos centrales) en Suiza. De las 227 toneladas de las reservas de oro oficiales de Bélgica, 210 son “allocated” y disponibles de forma inmediata teóricamente en oro físico y entendemos que son de esas 21o que se están repatriando 200 toneladas desde Londres, 17 toneladas “unallocated” y 24,97 toneladas prestadas en los mercados a cinco bancos comerciales.

A diferencia de lo que sugieren algunos amigos lectores de cambiar nuestro nombre a Bitcoin y Finanzas vamos a valorar cambiarlo a Banco Centrales y Finanzas que es un tema mucho más apasionante y que nos deleita todos los días con nuevas aventuras. ¡Mucha suerte!

Precio del oro supera por primera vez en 5 meses los 1.300 dólares por onza

Precio del oro supera por primera vez en 5 meses los 1.300 dólares por onza

Lingotes de oro con forma de grafica creciente precio oro

 La cotización del oro ha superado por primera vez en cinco meses, desde agosto 2014, los 1.300 dólares por onza. Los inversores están aumentando sus posiciones en productos relacionados con el oro de inversión al ritmo más rápido en tres años.

Después de dos años de vacas flacas en el precio del oro, los inversores vuelven al mercado por la preocupación de que el crecimiento de EE.UU. no sea suficiente para compensar la debilidad de otras economías. Los políticos y empresarios europeos y asiáticos se enfrentan al reto de crear crecimiento en un entorno de baja inflación. El precio del oro se revalorizó un 70% de diciembre 2008 a junio 2011, gracias las medidas de expansión monetaria de la Reserva Federal con las que se inyectaron 2 billones de dólares en el sistema financiero.

“El mercado está lleno de noticias positivas que apoyarán la cotización del oro, hay expectativas de menor crecimiento, incertidumbre sobre cómo estimulará el banco central europeo sus economías y lo mismo en el resto del mundo” dijo Mark To, de Wing Fung Financial Group.

El precio del oro dio un salto de un 4,7% en Londres después del anuncio del banco central suizo de abandonar la paridad mínima entre el franco suizo y el euro que se interpretó por parte de los mercados como una noticia de pérdida de confianza del banco central suizo en el BCE al haberse hecho sin consultar a los otros bancos centrales. El precio del oro ha subido un 10% en este mes de enero 2015.

La incertidumbre alrededor de las políticas monetarias han presionado el dólar al alza, mientras la materias primas están bajando y la debilidad de la economía global en general han aumentando las expectativas que quizá la Fed no vaya a aumentar los tipos de interés. Tal como dijo Philipp Vorndran en su libro La avalancha de la deuda los países sobre endeudados no pueden permitirse subir los tipos porque sus economías se hundirán con esos precios para financiar la burbuja de la deuda.

El banco central europeo podría anunciar mañana 22 de enero 2015 la compra masiva de activos, lo cual podría debilitar más todavía el euro que ya está en mínimos de once años. Mientras tanto el precio del oro está en máximos no vistos desde 2013.

Los bancos de inversión, Goldman Sachs Group y Société Générale, siguen mantenido su proyección de que la cotización del oro bajará. SocGen espera una bajada del precio del oro a 1.000 dólares hasta finales de 2015 y en cambio Standard Chartered espera que el precio del oro pueda subir a 1.320 dólares la onza antes de finales de año. Como siempre estas valoraciones son anecdóticas y no sirven como indicadores de ningún tipo y, desde nuestro punto de vista, pretenden influir en las expectativas del mercado del casino global del mercado financiero.

El precio de la plata ha subido un 1,9% a máximos desde septiembre 2014, llegando a 18,213 la onza. La subida de la cotización de la plata en lo que llevamos de 2015 es de un 16%. La mayor subida del precio de la plata en un mes de enero desde 1983. En cambio las cotizaciones del paladio y el platino no han cambiado mucho.