La fascinación actual del oro: ¿Fenómeno duradero o burbuja especulativa?

La fascinación actual del oro: ¿Fenómeno duradero o burbuja especulativa?

Madrid, 6 Marzo 2012 (Daniel Ortiz Grassi/Punto Latino)

Mi abuelo solía guardar sus economías de una forma muy tradicional, el compraba monedas de oro. Cuando mi madre se fue de América Latina para Suiza, su padre le regaló algunas de esas piezas. Una rescatada de ellas está hoy en mi posesión. Durante mi infancia, tuve una época en la cual pedía a mis padres regalos en forma de plaquetas de oro. En la actualidad, el interés por ese metal precioso lo comparten políticos, banqueros centrales e inversionistas individuales. ¿Porque será?

Elementos favorables para una continuada subida del precio de la onza de oro
Aquella pregunta se la hice a Marion Mueller, fundadora de Oro y Finanzas, portal líder en español sobre el oro como activo monetario. Según sus comentarios, hoy en día hay una falta de confianza en los gobiernos, en el sistema financiero y como resultado en el dinero fiduciario o moneda fiat.

Esta personalidad del mundo del oro afirma que en realidad el oro es una alternativa para mantener el poder adquisitivo, es decir, proteger contra una devaluación de las divisas traduciéndose por un aumento relativo del precio del metal precioso. Como ejemplo se puede mirar el precio del petróleo en gramos de oro, esta relación no ha variado tanto.

[Fuente: pricedingold el 29.02.2012]

Otro elemento a tomar en cuenta es el nivel bajo de tipos de intereses de los principales bancos centrales en los países desarrollados, el coste de oportunidad de poseer oro se aproxima a cero. La reserva federal, el banco central de Estados Unidos, ya anunció seguir manteniendo los tipos de interés a nivel casi nulo hasta el 2013 y posiblemente el 2014. El banco central europeo bajó el 14 de diciembre 2011 los tipos de intereses como consecuencia de los problemas de deuda soberana en la Unión Monetaria; niveles que se mantendrán por un tiempo. Los pendientes japoneses, suizos, ingleses y canadienses sufren de problemas similares o colaterales.

Algunos bancos centrales tienen políticas expansivas, imprimiendo dinero fiat para comprar deuda soberana como se hace en Washington y Londres; en Fráncfort la institución europea tomó medidas para inundar el mercado con liquidez favoreciendo indirectamente la compra de deuda soberana por las entidades financieras. Estas acciones conocidas como la flexibilización cuantitativa (en inglés “quantitative easing”) resultan a plazo en inflación o devaluación indirecta de sus divisas propias.

Por último, inversores institucionales o privados buscan proteger su patrimonio. El miedo de ver la economía mundial caer nuevamente en recesión, de tener una corrección importante en la bolsa de valores o las políticas monetarias mencionadas incitan a muchos diversificar sus activos en inversiones alternativas, una de ella es el oro. Estos son algunos de las razones que soportan un aumento más importante del precio de ese metal precioso; bancos como Credit Suisse ven su precio volver a los USD 1900.–, subiendo desde niveles alrededor de USD 1700.– en febrero 2012.

El reverso de la medalla, elementos que incitarían a una corrección
Una de las propiedades físicas principales del oro es de ser blando, lo que no lo califica para un uso industrial. Su consumo es principalmente en joyería y como activo de reserva. En caso que la economía mundial se desarrolle mejor de lo esperado, que los gobiernos de países desarrollados logren reanudar con el crecimiento y que el miedo de invertir en activos financieros tradicionales disminuye, todos esos elementos podrían producir ventas masivas de oro y una corrección importante de su precio. No nos olvidemos que el precio de la onza se multiplico por más de cuatro en los últimos cinco años, pasando de menos de USD 700.– en 2007 a un máximo de más de USD 1900.– a final del 2011.

[Fuente: pricedingold el 21.02.2012]

Lo que si se puede estar seguro, es que la temática del oro seguirá apasionando. Ese metal particular fascinó el ser humano desde la Antigüedad y seguirá haciéndolo en las generaciones futuras. El que esté o quiera invertir en él no deberá olvidar que a pesar de su extraordinario recorrido podría un día corregir su precio, pero nadie sabe cuánto le queda por subir antes de que ocurra tal corrección.

© Daniel Ortiz Grassi

Daniel Ortiz Grassi (Chile-Suiza) es licenciado en ciencias económicas por el HEC de Lausana, trabajó en el sector bancario y es miembro de la Cámara Latinoamericana de Comercio y colaborador de PuntoLatino.ch.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>