¿Por qué se creó el Shanghai Gold Exchange-SGE del oro en China?

¿Por qué se creó el Shanghai Gold Exchange-SGE del oro en China?

Lingotes de oro

La estructura actual del mercado chino del oro y su relación con el Shanghai Gold Exchange-SGE (Bolsa de Oro de Shanghai) ha sido diseñada por el Banco Central de China con los siguientes objetivos; contabilizar y supervisar la calidad del oro negociado en el mercado mayorista -y que es añadido a las reservas de China por particulares-, y proporcionar un acceso directo al mercado del oro a las personas interesadas.

¿Por qué se creó el Shanghai Gold Exchange-SGE?

El sistema del SGE se lanzó en 2002, para estimular a la ciudadanía a comprar oro físico -y desarrollar el mercado del oro chino-, y así apoyar la internacionalización del yuan. Pero el mercado no cambió de golpe. Antes de 2002 el Banco Central de China tenía el monopolio en el comercio de oro y la plata en el país. A los interesados sólo se les permitía comprar joyas en tiendas designadas al efecto. La lenta liberalización del SGE alcanzó un hito cuando a los individuos se les permitió invertir en oro en 2004. Para 2007, el mercado del oro ya operaba como estaba previsto, y las demandas de los compradores pudieron ser satisfechas por el SGE en su totalidad. La cantidad de oro retirado de los almacenes del SGE fue 363.194 toneladas de oro. Si lo comparamos con el año anterior, el aumento fue de un 48,02%. Hasta entonces (2002-2007), el SGE era incapaz de cubrir la demanda.

Existen unas reglas básicas para lograr esta autosuficiencia, que complican un poco más la mecánica del mercado. Son las siguientes:

15 bancos tienen permiso para el comercio de oro en China

El oro físico importado para el mercado del oro interior chino sólo se pueden realizar a través de uno de los bancos que posean un certificado específico, para la importación de oro, concedido por el Banco Central de China. En la actualidad son 15 los bancos con permiso para operar. Estos bancos deben solicitar la aprobación de las autoridades para cada nueva operación. La exportación de oro físico desde el mercado interior chino está prohibida.

El oro físico importado deben pasar primero por el SGE antes de entrar en el mercado interior chino. Y debe cumplir unas especificaciones de peso y pureza. Una vez estandarizado con estas especificaciones, el oro, puede comercializarse en el mercado interior. Estas compras están exentas de IVA.

La Chinese Mint (Casa de Moneda china) también tiene autorización para exportar monedas -Panda de oro- y las personas individuales pueden importar y exportar oficialmente hasta 50 gramos cuando viajan al extranjero. Esta norma se aplica de forma muy laxa en el caso de las importaciones y muchos chinos continentales visitan Hong Kong para comprar joyas y traerlas de vuelta a casa.

En el foro de la London Bullion Market Association (LBMA) celebrado en Roma, el pasado 30 de septiembre 2013, Vincent Chow –importante joyero de Hong Kong- compartió con los presentes una información interesante. La joyería en el continente chino está gravada con impuestos – de 17,5% de valor agregado y el 5% sobre el consumo- mientras la joyería de oro de Hong Kong está exenta de cualquier gravamen. Por eso es normal este comportamiento y que incluso se organizen viajes específicos para las compras en joyerías.

Vicente Chow calcula que aproximadamente la mitad de todas las compras de oro en joyas en Hong Kong, corresponde a chinos continentales y algunos suelen guardar sus compras en cajas de seguridad en Hong Kong. Unas posesiones ocultas a las autoridades.

Producción minera e industria del reciclado china

Toda la producción minera nacional en China se pasa primero por el SGE. Y, desde ahí, la producción puede ser objeto de importación y venta. Así está claramente establecido en las normas, “los productores de oro están obligados a vender su oro en lingotes estándar, a través de la SGE”, y los precios del oro están determinados por la oferta y la demanda del mercado que, esencialmente, converge con el precio del oro en el mercado internacional.

La industria de reciclaje tiene un fuerte incentivo fiscal para operar a través de la SGE. Aunque no están obligados, muchas refinerías encaminan su producción hacia la SGE. El oro reciclado puede tener dos finalidades, ser cambiado por dinero o por oro, en forma de joyería o de lingotes. En este segundo caso, las transacciones –oro por oro- no tienen ningún efecto real sobre el precio del metal ni el volumen se contabiliza.

Al igual que la London Bullion Market Association (LBMA), la SGE sigue una rigurosa cadena de custodia para asegurar la integridad del producto. Sólo las refinerías aprobadas y certificadas pueden suministrar lingotes al sistema SGE. Una vez que las barras son retiradas de las bóvedas, finaliza esta cadena de custodia. Para evitar el fraude, estas mismas barras no pueden volver a entrar en las bóvedas SGE. La única manera de poder volver a venderse, a través de la SGE, sería refundiéndolas en barras nuevas y siempre en una de las refinerías certificadas por la SGE. Esta regla de seguridad es esencial para comprender la mecánica del mercado del oro chino.